En Estados Unidos la aplicación de las leyes migratorias, el control de la frontera y la negociación de acuerdos internacionales son facultades exclusivas del Gobierno federal, por lo que el diálogo bilateral en esas materias entre nuestros países se lleva a cabo únicamente a ese nivel. Las medidas anunciadas por el gobernador, en todo caso, se pueden entender como medidas de corte político.

El Gobierno de México reitera su compromiso con la protección de los mexicanos que se encuentran en el extranjero, por lo que la red de consulados en el estado de Texas estará alerta a la violación de sus derechos por parte de cualquier autoridad. De igual forma, México seguirá trabajando permanentemente para lograr una migración más ordenada, segura y humana.